con Aliento

acompañar, motivar, educar: alentar

El Silencio

Por Mariano Ramos Mejía 

Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio. (Proverbio hindú)

Si se os pregunta: “¿Qué es el silencio?” Responded: “La primera piedra del templo de la filosofía” (Pitágoras)

silencio-7-300x225

En la sociedad en que vivimos, el silencio nos asusta: pareciera que tenemos que llenarlo de sonidos, de palabras, de ruidos. Ocultarlo. Olvidarnos de que detrás de todo el sonido sigue estando su presencia inconmovible.

La música, por ejemplo, necesita del silencio para tener sentido. La pausa, el espacio del silencio le dan profundidad, volumen y permiten personalizar una interpretación. Pueden ser las mismas notas, pero la diferencia está en el detalle, en la extensión del silencio.

Lo mismo ocurre con la escritura, pero aquí el silencio está señalado con los signos de puntuación: una coma, un punto aparte, unos puntos suspensivos, sugiriendo pausas, silencios y reflexiones.

En la meditación, el silencio es imprescindible para encontrarse a uno mismo, dándose la paradoja que uno puede encontrarse a sí mismo aún dentro del mas violento de los ruidos.

Pero tememos al silencio. Cuando en un concierto la gente escucha Mozart, por ejemplo, sonríe y se mueve con la música, pero con un compositor contemporáneo que utiliza notas aisladas y silencios, se siente intranquilo, y comienzan las toses y distintas (extrañas) onomatopeyas. ¿Es preferible para la gente escuchar sus extraños sonidos que soportar el silencio?

Si el profesor permanece en silencio, los alumnos comienzan a sentir inquietud. ¿Qué es lo que está pasando? ¿porqué no me siguen diciendo lo que tengo que hacer? (que es más fácil que tener que decidirlo por mí mismo).

Encontremos al silencio como pausa para crecer, para meditar, para encontrar caminos. Si no tenemos nada que decir, simplemente como espacio de descanso.

Para dejarlos pensando (en silencio) sobre el tema, les dejo cómo música de fondo un video con la obra de John Cage:  4´33. Que lo disfuten.

 

Anuncios

15 diciembre 2013 Posted by | General | Deja un comentario

con Aliento

Zorzal

El pájaro golpeó contra el vidrio y quedó aturdido. Lo tomé en mi mano derecha y soplé suavemente sobre él. Movió su cabecita y me miró directamente con sus ojos oscurísimos. Fuí abriendo mi mano suavemente y él permaneció un segundo en silencio, se sacudió y luego voló a la rama del jazmín. Hubo un pequeño instante en el que nos contemplamos mutuamente, y después voló para seguir su camino.

Alentar, dar aliento, saber que todos tenemos la posibilidad de emprender vuelo en nuestros proyectos, y entonces si podemos, si nos dejan, soplar suavemente para acompañar (de alguna manera) ese vuelo.

Con aliento, el propio y el de otros, acompañados, seguros.  Sin desesperación (sin aliento) o sin aire (desalentados).

15 diciembre 2013 Posted by | Aliento, General | Deja un comentario